La eyaculación precoz es el nombre que se le da a la eyaculación que se produce con una mínima estimulación sexual.  Este trastorno es padecido exclusivamente por los  hombres. El varón eyacula antes, durante o casi inmediatamente después de la penetración, sin control y antes de desearlo. La consecuencia suele ser la imposibilidad de continuar el coito durante el tiempo suficiente para satisfacer a la pareja, no pudiendo disfrutar de una vida sexual plena. Esto afecta a su autoestima y sociabilidad, haciendo incluso que se llegue a evitar los encuentros sexuales.

La gran mayoría de los hombres experimentaron una eyaculación precoz en algún punto de su vida sexual, resultando el trastorno sexual más frecuente.

Aunque no es un problema serio ni una enfermedad, es muy difícil que se cure sola, pudiéndose convertir en un problema crónico. Existen dos tipos de eyaculación precoz: la eyaculación primaria, ocurre cuando la eyaculación precoz ha estado presente a lo largo de toda la vida sexual del hombre, por lo que éste nunca ha podido controlar su eyaculación en sus relaciones. Este tipo es muy común, siendo una patología médica bastante frecuente, estudios recientes indican que uno de cada tres hombres activos sexualmente la padece. Con respecto a la eyaculación secundaria aparece en un momento posterior en la vida del hombre, quien antes siempre había controlado su eyaculación. En la mayoría de casos, la eyaculación precoz suele estar relacionada con una disfunción eréctil, por lo que tratando esta última se soluciona el problema. A menudo, los adolescentes experimentan episodios de eyaculación precoz durante sus primeras relaciones sexuales, pero con el tiempo aprenden a mejorar el control eyaculatorio.

En una relación sexual normal, la excitación en el hombre aumenta progresivamente hasta la fase de meseta, disfrutando de su placer sexual hasta el momento que de forma voluntaria llega al clímax. El eyaculador precoz no puede permanecer en la fase de meseta, existe una excitación rápida y una eyaculación involuntaria y temprana. En muchos casos, la eyaculación precoz es un signo de una afección psicológica (ansiedad o nerviosismo) o emocional (culpabilidad o  angustia) y en pocos casos es debido a un trastorno anatómico o fisiológico.

Artículo anteriorEl placer sexual
Artículo siguienteEstímulo neuronal para el rendimiento del acto sexual masculino

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here